עליה (Ascenso)

עליה (Ascenso) es el término que utilizaron los judíos para de nominar la emigración masiva a las Tierras de Israel tras la II Guerra Mundial. Desde 1945 hasta 1951, 750.000 personas llegaron al recién creado estado de Israel, dejando atrás los horrores que habían provocado el nazismo y el antisemitismo.

El 60 % de la población judía en Europa había sido aniquilada. Durante los seis años que duró la II Guerra Mundial, fueron ejecutados entre 5 y 6 millones de judíos. Más de 3 millones fueron asesinados en los 8 campos de extermino que creó el régimen Nazi.

Pero aquel horror, diluido en el tiempo, ejerce hoy una fuerza inversa. En 2015, 1,72 millones de personas visitaron el campo de exterminio de Auschwitz. Un peregrinaje masivo para (re)conocer el Holocausto.

Situar un campo de concentración en la categoría de objeto turístico, expuesto a miles de miradas, lo desimboliza; anula cualquier significado profundo de la imagen y la traslada a la superficie.

El intento de apropiación del signo-campo de concentración como ruina material capaz de redimir a la par que fijar en la memoria colectiva el horror y la deshumanización, ha quedado recodificado, cínicamente, como objeto de consumo.

Los espectadores no se integran; no se sitúan fuera de la cotidianidad, se disuelven. La visita al campo no requiere más concentración que cualquier quehacer diario. En menos de tres horas, el “Ascenso” se ha completado.

(2015 - En proceso)